Nº Reg. Sanitario: C-32-001094

Causas y tratamientos de la incontinencia fecal

Se entiende como incontinencia anal la falta de control de la evacuación o el escape involuntario de heces sólidas, líquidas o gases. Es una situación personal y socialmente incapacitante, motivo por el cual muchos pacientes afectados no manifiestan su problema.

Se creía que era un problema ligado a la edad avanzada pero se estima que entre el 2% y 5% de la población general tienen escapes involuntarios de heces líquidas o sólidas y, en personas mayores de 65 años, es aún más frecuente. Sin embargo, en los últimos años se está concediendo una importancia cada vez mayor a este problema que tanto afecta a la calidad de vida de quienes lo padecen.

¿Cuáles son sus causas?

Hay muchas causas de incontinencia fecal o anal. La más frecuente es la lesión de los esfínteres del ano o de los nervios que mueven estos músculos durante el parto o incluso durante intervenciones quirúrgicas sobre el ano. En muchas ocasiones, el daño muscular pasa desapercibido hasta que con el paso de los años aparece la incontinencia como un problema real.

Incontinencia anal

¿Cómo se diagnostica la incontinencia fecal o anal?

El paciente incontinente debe ser estudiado con una finalidad doble. En primer lugar es esencial averiguar la causa que produce la incontinencia. Además, hay que definir cuáles son los factores de la continencia afectados y en qué medida, con objeto de diseñar un tratamiento individualizado.

El primer paso es la entrevista y la exploración clínica meticulosa. Entre los diversos métodos complementarios, la sofisticación tecnológica actual permite estudiar con precisión el funcionamiento del ano-recto mediante la manometría y la estructura anatómica de los esfínteres gracias a la ecografía endoanal.

¿Cómo puede corregirse el problema?

El tratamiento para corregir la incontinencia anal o fecal debe ir encaminado a lograr una calidad de vida aceptable y ha de ser individualizado para cada paciente. Así pueden lograrse resultados satisfactorios en la mayoría de los casos. De modo esquemático, podemos hablar de tratamiento médico, rehabilitación esfinteriana, neuromodulación de raíces sacras, implante de biomateriales y, cuando es necesario, cirugía.

El tratamiento médico incluye la dieta, algunos medicamentos y sencillos ejercicios que pueden realizarse en el domicilio. El tratamiento quirúrgico bien indicado y ejecutado tiene muy buenos resultados. Sin embargo, hay que ser cautos en su utilización y reservar la cirugía para pacientes con alteraciones importantes y si fracasan las medidas conservadoras.

Los pacientes afectados por la incontinencia anal, también denominada fecal, pueden beneficiarse de una atención especializada con orientación adecuada de su proceso, de modo que los resultados obtenidos hacen muy gratificante el tratamiento de este tipo de pacientes. Contacte con el Dr. Parajó y encuentre la solución y el tratamiento que se adapte a su problema.

Contacte con el Dr. Alberto Parajó Calvo

Si desea más información sobre este tipo de dolencias o quiere pedir una cita previa contacte con nosotros. Le haremos un estudio completo para encontrar la mejor solución.