Nº Reg. Sanitario: C-32-001094

Tratamientos contra enfermedades del suelo pélvico

El suelo pélvico está constituido por una serie de estructuras anatómicas como son los huesos, músculos pélvicos, ligamentos y nervios, cuya función es servir de soporte de los órganos pélvicos y contribuir a las funciones defecatoria, miccional y sexual. Cualquier situación que provoque una debilidad de estas estructuras puede originar la aparición del descenso de uno o varios de estos órganos, lo que se conoce como prolapso de órganos pélvicos.

La patología pelvi-perineal afecta a una parte importante de la población. Las alteraciones se pueden producir en cualquiera de los tres compartimentos del suelo pélvico: anterior, medio o posterior. La patología del suelo pélvico incluye alteraciones anatómicas y funcionales. Los trastornos anatómicos incluyen el descenso o los prolapsos de alguna de las vísceras pélvicas, de forma aislada o, en muchas ocasiones, combinada y son responsables de síntomas como el estreñimiento, trastornos defecatorios y miccionales, incontinencias fecal y/o urinaria, molestias o dolor pélvico, entre otros. Los trastornos funcionales pueden estar o no en relación con la anatomía, y esta es uno de los problemas de este tipo de patología, ya que la reparación anatómica que se realiza mediante la cirugía, puede no lograr la corrección del trastorno funcional y por lo tanto no resolver los síntomas.

Causas

Algunos condicionantes o factores de riesgo que pueden contribuir a la aparición o agravamiento de las patologías del suelo pélvico son: edad, partos vaginales, cirugía pélvica, enfermedades del colágeno, lesiones músculo-esqueléticas, el estreñimiento, el trabajo o prácticas deportivas que provoquen aumentos repetidos de la presión abdominal, la obesidad, el tabaco, la menopausia y algunas enfermedades como bronquitis crónica, diabetes o insuficiencia cardíaca.

Incidencia

En su estudio, DeLancey afirma que 1 de cada 10 mujeres tendrá una disfunción del suelo pélvico de tal importancia como para requerir cirugía correctora.

Suelo pélvico

Exploraciones complementarias

Para el diagnóstico es fundamental la entrevista clínica o historia clínica y la exploración física meticulosa. Las exploraciones complementarias permiten excluir otras enfermedades orgánicas que pueden manifestarse por los mismos síntomas y estar asociada a la patología del suelo pélvico.

Estas exploraciones deben indicarse de forma individualizada, teniendo en cuenta la relación coste/eficacia. Coste no solo económico, sino también por las molestias que acarrea al paciente.

Pueden incluir alguna de las siguientes: ecografía endoanal, manometría rectal, ecografía ginecológica, videodefecografía…

Prevención

Se aconsejan una serie de medidas preventivas como perder peso, mejorar el estreñimiento, ritmo miccional adecuado y regular la actividad física, evitando la práctica de deportes de impacto que impliquen la realización de saltos o abdominales, así como evitar cargar pesos. Además, existe el tratamiento rehabilitador del suelo pélvico mediante ejercicios dirigidos a mejorar el tono de la musculatura del suelo pélvico.

Tratamientos para tratar diferentes patologías del suelo pélvico

  • 1. Médico-dietético. En el caso del estreñimiento debe instaurarse dieta rica en fibra acompañada de hidratación adecuada. Pueden prescribirse laxantes orales.
  • 2. Reeducación perineal. Son técnicas específicas no quirúrgicas y no farmacológicas que tratan los problemas de la estática pelviana y las disfunciones urinarias, digestivas y sexuales. Reeducación perineal y el refuerzo de la musculatura pélvica u otras técnicas como la electroestimulación y el biofeedback.
  • 3. Tratamiento quirúrgico. Los objetivos de la cirugía son la corrección del defecto anatómico muscular, reforzar una zona débil o el prolapso, y el tratamiento concomitante de otros problemas de la estática pelviana si existen. También se han de prevenir las secuelas dolorosas y agravar otros síntomas digestivos, urinarios o sexuales.

    Es fundamental una adecuada y muy rigurosa selección de pacientes. Cuando está indicada la cirugía, es esencial un abordaje multidisciplinar e individualizado, dependiendo de edad, estado general, grado de prolapso y síntomas acompañantes.

¿Cómo sé si padezco de hemorroides? ¿Qué es una fisura anal?
Me duele al sentarme... ¿qué puede ser?

El Dr. Alberto Parajó Calvo resuelve todas las dudas que tenga sobre las enfermedades relacionadas con el aparato digestivo: fisuras anales, fístulas, hemorroides, estreñimiento...

Imágenes de casos reales

Ver imágenes

Contacte con el Dr. Alberto Parajó Calvo

Si desea más información sobre las causas, la incidencia y los posibles tratamientos de las patologías del suelo pélvico pida una cita para el Dr. Alberto Parajó.